Mi cabeza hizo clic

lunes, agosto 15, 2016

2 semanas.
14 días son los que he necesitado para recomponer mi mente, para despejarme... pero, sobretodo para descansar. 
Estos "pocos" días me han ayudado a conocer a la persona en la que me había convertido:
Una persona fuertemente encerrada en sí misma, más incluso de lo que era antes. 
Una persona mucho más desconfiada.
Una persona bastante insegura.

Menos mal que he podido salir de aquello. He podido juntar cada una de las piezas fracturadas que componen quién soy. Estoy reconstruyendo poco a poco mi identidad. Cada día estoy más cerca de alcanzar a esa chica incansable, luchadora y a la que le importaba una mierda la opinión de los demás -la opinión negativa, obvio-.


Esto no quiero decir que estoy al 100% y tampoco, quiere decir que he dejado de ser pesimista -porque eso ya formaba parte de mí desde hace tiempo-. Con esto quiero decir que he recuperado las ganas de compartir mis aventuras y desventuras, de terminar todos esos proyectos que empecé y rápidamente abandoné. 

Es el momento de luchar por lo que quiero, de cambiar -poco a poco- lo que no me gusta, de vivir mi propia vida. En resumen, es el momento de continuar escribiendo.


En pocas palabras:
No puedes cambiar tu destino de un día para otro, 
pero puedes cambiar tu dirección de un día para otro




A partir de hoy -lunes 15- el blog vuelve a retomar el horario de siempre.
nueva entrada cada dos días a las 12 (España).

Muchos ya sabían que hoy iba a ser mi vuelta porque se suscribieron a la newsletter,
así que haced lo mismo si aún no estáis suscritos.

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por tu participación en mi mundo de pocas palabras :)